• REVISTA MANTIS

Una reflexión del covid y la escena educativa

Por Mar -

Collage por María Emilia Giordano


El escenario actual nos lleva constantemente a tejer nuevas especulaciones sobre el devenir de los días. Contamos con los datos sobre la creciente “nueva ola” del Covid-19 y la consecuente saturación del sistema sanitario. Vivimos una situación incierta desde el comienzo de la pandemia.


Me interesa en este momento hacer foco en una problemática que concierne a muchas personas, sobre la escolaridad virtual o presencial. Numerosas voces se alzaron escandalizadas por el hecho de retomar la actividad virtual de las aulas, argumentando que no se puede “abandonar la escolaridad de les niñes”. Cabe destacar que nunca existió una suspensión de tal escolaridad. El tema educación se puso en juego, pero no sobre el aprendizaje en sí mismo, sino por la presencia de los cuerpos en los establecimientos.


Es importante destacar que a nivel estatal se conserva un modelo de escuelas donde el contenido educativo, la infraestructura y el bienestar de la comunidad poco importan. Actualmente las paupérrimas condiciones son cantadas, pero los funcionarios estatales actúan con un negacionismo crónico. La diversidad de realidades que se viven en cada población y en cada escuela son sólo tomadas a vuelo de pájaro ¿de qué manera se pueden dictar órdenes generales cuando se desconoce con qué personas se está trabajando?


Puntualmente sobre poblaciones escolares, creo necesario nombrar las Escuelas Especiales, las cuales son pocas y la mayoría se encuentran en CABA. Cuando se habla a grandes rasgos sobre “la escuela”, se toma un criterio uniforme sobre todas las escuelas que existen. Las poblaciones con discapacidades quedan invisibilizadas frente a un criterio de normalidad estándar. Hoy en día se dictamina la presencia en las aulas de todos los cuerpos en capital federal, pero no se piensa qué cuerpos van, a qué condiciones se exponen y los costos de las decisiones políticas. Creo que lo importante a la hora de debatir sobre la “presencialidad o virtualidad” es tener en cuenta las diferencia en cada sector y sobre todo, poder garantizar las condiciones mínimas para que cualquiera de las dos modalidades puedan cumplir con el objetivo de involucrarnos en las educaciones.


Más allá de este esbozo, catártico-crítico, creo que es importante reconsiderar nuestra salud a nivel individual y colectivo, porque se deja notar claramente que no es agenda de ningún gobierno de turno el cuidado real. Las restricciones sólo son un pequeño paliativo ante una epidemia que sacude a la humanidad. Tomar nuestros cuidados sobrepasa el tema covid-19, engloba la idea del sistema inmunológico y nuestra relación con él, también en una escala macro (ineludible) interfiere la relación con los ecosistemas. Con estas reflexiones, solo pretendo dar cuenta de esta pequeña confusión que habito, dejando de lado mi narrativa personal para poder hacer el intento de ver un poco más allá de la incertidumbre.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo