@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

Terreno teta

Por Aldana Isusi -

Ilustración por Sofía Ferrán -

Me pongo detrás de un vidrio polarizado en un auto estacionado en plena ciudad.

Miro a esta con mis pezones fuera.

Saco mi remera completa.

Ojeo la ciudad.

Movilizo mis tetas y las disfruto sueltas.

Vértigo de estar ahí viendo a la gente con las tetas libres y que no me vean.

Estoy ahí. No me ven. Por eso puedo.

Si pienso en salir pienso en acoso, violación directa, violencia pegándome, gritándome.

Castigo de “usar” mis tetas sin estar otorgándoselas a un bebé o un varón.

A este terreno los puentes llegan rápido. Puente miradas, puente gritos, puente manos.

Lugar de visitas ajenas no esperadas.

Lugar turístico.

Mi terreno teta se encuentra desfasada en una playa y en una calle.

Y se encuentra tan en su territorio cuando amamanta y cuando es alborotada por las manos del deseo.

Mi Terreno Teta tiene nombre.

Y tiene deseo ajeno.

Y negación para ciertos usos.

Mi teta no es tu vacación.

Es Mi cuerpo.

Es Yo-cuerpo.

Yo respiro, chupo, huelo, deseo, me muevo…

Yo vivo.

Quiero mis tetas cómodas. Libres.

Mis tetas no las sexualizo al menos que yo quiera.

Mis tetas no las utilizo para alimentar a otra persona al menos que yo quiera.

MIS TETAS LAS QUIERO LIBRES.