@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

Si hay Enjambre no hay hambre

Texto y fotografías por diamantEdulce -


Durante los últimos días de septiembre y dentro del contexto de crisis económica que atraviesa al país, un grupo de mostres organizades llevaron a cabo el segundo Enjambre de Mostres en San Marcos Sierras, Córdoba. Fueron tres días de encuentros, talleres, intercambios, recreación, muestras de diversas artes y mucha fiesta.


Las personas que asistieron contaron con un cronograma para consultar los talleres postulados cada día. Estos podían acontecer en los distintos espacios culturales del pueblo, como el Runa Misky, en el Anfibio, o a orillas del río. De noche se concentraban en el Teatro Anfibio, donde se activaba una increíble varieté que mandaba a dormir al patriarcado y ponía en foco las intervenciones multicolores, manifestaciones artísticas que iluminaban bajo el cielo completamente estrellado (un reflejo de lo que acontecía debajo) la naturaleza de la diversidad que nos compone. La varieté se llevó a cabo sobre un escenario abierto con presencias cósmicas desplegadas, inolvidables; manifestaciones únicas cooperando entre sí, enjambradas, para mostrarse y reconocerse. “Somos muches, acá estamos, precioses como cristales multicolores, somos mostres, y en la autogestión encontramos la solución a un cistema que no funciona”, decía el colectivo. La conciencia que enjambra se integra en el hacer porque la materia prima que se emplea es la creatividad.



Esos tres días les mostres polinizaron las flores, multiplicaron los colores, manifestaron que las posibilidades de ser son infinitas en cuanto reconocemos nuestra identidad particular y también cósmica. La ciencia se olvida de dónde obtuvo sus conocimientos, y se atribuye el descubrimiento, como el colonizado descubre las tierras ya descubiertas, ya habitadas. Les mostres construyen los escenarios donde actúan, donde se gestionan, donde se explican, donde se muestran. Será que no quieren lo privado, sino okupar el paso que dan; siempre en movimiento, siempre mutantes.


Junto a Revista Mantis entrevistamos a Mikel Machin, organizador del Enjambre de Mostres 2019, para charlar sobre la manera en que se desarrolla dicha autogestión. Mikel coordinó la Ronda de Transmasculinidades y Trans No Binaries. Fuimos 24 mostres les que asistimos a la ronda, atravesada por una acequia que nos refrescaba cuando el sol pegaba de lleno en nuestros cuerpos sin remera. Nos vimos, nos presentamos, nos reconocimos y abrimos nuestras experiencias como identidades alternativas a la normalización. Primero, en el Encontrolazo Plurinacional de La Plata, en octubre; luego, en la Marcha del Orgullo en el Microcentro, en Noviembre; ahora, nuevamente, nos encontramos; ahora nos descubrimos, nos vemos, nos besamos, nos acompañamos. Ya estamos enjambrades.


—¿Cómo nació la idea de realizar este evento?


—La idea fue convocar a les mostres para poder visibilizar otras identidades, sobre todo en estos pueblos que muchas veces mantienen posturas bastante retrógradas. En el 2018 hicimos el primer Enjambre e invitamos a Susy Shock, entre otres. Fue mucho más chiquito que este. Intentamos que se pueda tomar el escenario, que se puedan escuchar también las voces de otras identidades. Este año quisimos que seamos muches más de les que fuimos el año pasado.


—¿Quién formó parte del equipo que gestionó el Enjambre?

—Las maricas de las hermostras brujas que son Tite, Danilo y Burro. También Meli, una amiga. Maura, que vive en Los Sauces, a un par de kilómetros. Estuvo El Pela, que se llama Diego, es el único varón cis y estuvo bueno poder compartir con él, dio mucha ayuda. La verdad es que éramos muy poquites, éramos cinco o seis.


—¿En qué consistió la autogestión?


—Como las maricas estaban de gira, y acá en el pueblo estábamos con Maura, nos organizamos mucho por WhatsApp. Por suerte tenemos a Meli que es una grosa del Excel y de los Drives y toda esas cosas, así que hizo una planilla y usamos mucho ese documento compartido. Nos distribuimos tareas y de esa manera nos organizamos. Maura y yo gestionábamos más lo que estaba aconteciendo acá en el pueblo. Había mucha confianza en la tarea que estaba haciendo la otra persona. Por ejemplo, nos decíamos: “Che, hablé con fulanite. ¿Qué les parece, le invitamos no le invitamos, cómo nos organizamos con el tema del pasaje?”. Estuvimos muy agradecides con la organizadora, que se tomó muy en serio su rol, eso estuvo genial. El documento está todo guardadito, todo impecable. Contamos con eso.


—¿Cómo consiguieron los recursos materiales —sonido, luces, locaciones, comida, bebida— y cómo se organizaron con ellos?


—Todas estas cosas fueron autogestionadas. Algunas cosas las tenían los espacios en los que se realizó el evento. El sonido lo pedimos, se lo contratamos a unas tortas de acá, del pueblo, que laburan con eso en el verano. Parte del sonido chico, que fue más para la fiesta, se lo pedimos a un amigo. Para lo que fue comida y bebida, cada une puso plata de entrada: “che, yo puedo aportar 500 pesos”, “yo puedo aportar mil”, “yo compro esto”. Cuando empezamos a laburar la barra y la comida fue volviendo la plata que pusimos.



—¿Cómo surgieron los talleres y conversatorios con sus mostres a cargo propuestos en el enjambre?


—El tema de los talleres, los conversatorios y esas cuestiones fueron surgiendo a partir de necesidades. Por ejemplo, la Ronda de Transmasculinidades y Trans No Binaries me parecía re importante. Como persona trans que vive en este pueblo, encontrarme con varones trans, con otras personas no binarias, poder charlar, poder hacernos preguntas, conocernos y sacarnos dudas para mí es un encuentro zarpado. Muchos de los talleres surgieron porque había personas que se nos acercaron y los propusieron. Había algunos que sí queríamos que estén, entonces los gestionamos. Por ejemplo, sabíamos que venían los de Sudor Marika, estaba Lucas Román, que es uno de los bailarines, y nos re copaba la idea de que haya un taller para mover el culo. Fue surgiendo; con el taller de VIH lo mismo. La mayoría se va postulando realmente, y también están las necesidades, por ser el segundo enjambre que hicimos. Ya para el que viene tenemos un montón de talleres que quisiéramos que estén, entonces vamos a salir a convocar; ahora surgió de esta manera.


—¿Crees que va a haber un Enjambre de Mostres 2020?


—Sí, todavía no había terminado el Enjambre de Monstres de este año y ya le estábamos metiendo al próximo, planificando, cómo sería y dónde: ¿y si hacemos acampada mejor y estamos tres días todes acampando? Va a haber Enjambre de Mostres seguro, porque traigan puertas que manijas sobran. Somos seres mutantes, seguro no va a ser igual a lo que fue el de este año, como tampoco fue este Enjambre igual al del año pasado. Siempre va mutando.


Mikel Machin está autogestionando en estos momentos su operación (masculinización de tórax) de manera colectiva, para cubrir todos los gastos. Nos invita a participar del primer sorteo, que se va a realizar el 21 de diciembre. Muches artistas ya se sumaron con sus premios. Podes conseguir tu número depositando en su cuenta desde donde sea que estés. Contactalo a través de su Instagram para conseguir tu número (@mikel_rio).