@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

Ser más amiga y menos narcisista. Entrevista a Barbi Recanati

Por Lucina Alvarez -


El viernes 22 de junio se llevó a cabo el segundo concierto GRL PWR, que contó con la presentación de Tranki Punki y Barbi Recanati, en Club Paraguay, en la ciudad de Córdoba.


En esta segunda edición, con el lugar prácticamente lleno, la música estuvo a cargo de DJ Marti Muerte y VJ Luci in Hell. El staff estuvo conformado por mujeres que proponen nuevas prácticas en torno a lo organizativo respecto a un evento. La construcción es horizontal y democrática. Y si hay algo que marca y representa al GRL PWR es la empatía, como característica del feminismo, que rompe con prácticas competitivas en el ambiente de la música.


Tranki Punki subió al escenario y la fiesta comenzó. En el transcurso del show el público cantó, saltó y bailó. Mientras tanto, pudimos acceder al camarín y conversar con Barbi Recanati, que incluso estando enferma, se tomó el tiempo necesario para responder nuestras preguntas.

Fotografías por Sofía Lombardi -

La puesta en escena de Barbi y su banda fue impecable de principio a fin. Recorrió sus temas como solista y presentó una nueva canción que se llama “Normal”. Al micrófono dijo “no voten a Macri” y se posicionó a favor del aborto legal, seguro y gratuito. Sostuvo que tenemos derecho a utilizar misoprostol “en cualquier lugar”, ya que muchas pibas no acceden a hospitales públicos. Agradeció al GRL PWR por organizar el evento y al público por estar ahí, ya que poder comprar una entrada en época de macrisis es un montón.


¿Tenés contacto con otras personas que apuesten a la misma dinámica que vos, produciendo, grabando y trabajando con bandas que no tengan un hombre cis al frente? ¿Cómo crees que se pueden fomentar esas redes?


No tengo contacto con otro sello específicamente. Si tengo mucho cariño y contacto con la Dilda Feminista, que es un ciclo que tiene un concepto muy similar, y de quienes yo también aprendí el concepto que se hace en Buenos Aires, y lo maneja Flor Mazzone (de Lxs rusxs) y Marta, que son dos personas que arengan mucho a generar espacios cuidados y como un incentivo laboral para las pibas y pibis. Las Ex tienen su propio ciclo, que la resisten en Mendoza con la misma esencia. El GRL PWR tiene el mismo criterio también. En algunos de repente no puede entrar ningún hombre cis, en otras la banda tiene que estar liderada y ocupada en su mayoría por personas que no sean hombres cis.


¿Por qué te surge la necesidad de crear Goza Records?


Creo que la necesidad estaba ahí y yo asumí un poquito la culpa y la responsabilidad. Por un lado, tengo un estudio de grabación y por otro lado, había formado parte de esa escena misógina durante tantos años que sentí que correrme para otro lado no era suficiente. También tenía que utilizar los privilegios que había adoptado a través de ese camino para poder levantar un poco la vara donde estábamos paradas.


Con todo lo que viviste como mujer dentro del ambiente del rock, hoy en día ¿le dirías o aconsejarías algo a la Barbi que todavía no se consideraba feminista? A la que no había vivido la denuncia a La ola que quería ser chau ni la ruptura con Utopians.


Si, le diría que sea menos narcisista y que tenga más amigas.


En este momento de tu vida, ¿a qué proyecto le dedicas más tiempo?


En este momento le dedico más tiempo a Goza, pero creo que es difícil hablar de a qué le dedicás más tiempo. Porque a veces, hay un mes que Goza te pide un montón de cosas y estás ahí, y hay otro mes que de repente estoy de gira, tocando un montón o estoy grabando, y estoy en eso. Lo que estoy tratando de hacer es rodearme cada vez de más personas, para que no todo recaiga sobre mí, en eso Futurock y mis amigas me ayudan un montón. Pero todo el tiempo hay diferentes cosas que me requieren, a veces es mi hijo el que se lleva todo, son momentos.

Fotografías por Sofía Lombardi -

En mayo te entrevistaron en Congo FM y explicaste cómo aplica la pirámide capitalista de opresores y oprimides en la cultura del rock. ¿Crees que como artista vos y otres están gestando una nueva propuesta?


Si, lo veo mucho en mis compañeras más que nada. Lo veo en alguien como Marilina, que va a recibir el Gardel de Oro, y en lugar de hablar de ella, ella y ella, está hablando de las personas que no están ahí. Se trata un poco de eso.


¿Cómo fue la transición de Utopians a Barbi solista?


Como que quedó re en segundo plano la parte musical, entonces atravesé más todo lo que fue la transición personal que para mí fue muy dura y muy intensa. Tuve que transitar todo eso para poder armar un proyecto nuevo. No es que hubo una transición en el medio que fue musical. Por eso decidí terminar un proyecto, tomarme un tiempo y después armar otro. No podía hacer la transición que se me pedía.


Aparte era una ruptura personal muy fuerte en términos emocionales, con el feminismo tocando la puerta.


Claro, no sentí la transición en lo musical porque dejé pasar un tiempo suficiente para poder terminar lo personal.


Hay una frase que utilizamos a menudo, “el feminismo me salvó la vida”. ¿En vos, qué genera?


Es eso, conocés un grado nuevo de felicidad, un grado nuevo de realización, un grado nuevo de amistad, un grado nuevo de amor, todo mucho más y mejor.


Desde que te lanzaste como solista no tocás en cualquier lugar. ¿Hay una serie de requisitos para que consideres un espacio como cuidado?


En realidad no tanto una serie de requisitos, si no que en este momento entre nosotras y nosotres hay mucha comunicación, entonces muchas veces tal vez voy a tocar en un lugar y se acerca alguien que me dice “che Barbi, ojo que ahí pasó esto” y ahí te ponés a averiguar y tomás una decisión a partir de lo que pasó, si consideras que tu público va a estar cómodo o no y va a estar seguro o no en ese lugar.


Marilina toma determinada postura ante el sold out (festejar la venta de todas las entradas para una fecha), ¿tenés una posición ideológica al respecto?


Sí, yo creo que hay algo que es muy de Buenos Aires, que a veces te enterás se vende mucho el sold out y tal vez la banda no hizo realmente el sold out, o le costó un montón, y entonces lo que sentís es que muchas veces esas ganas de expresar que hiciste un sold out terminan generando un montón de frustración, fantasía e ilusión falsa a otros colegas, y es parte un poco de esa estructura que queremos romper. Da igual, tal vez hoy hiciste un sold out y en tres meses no vas a decir, “estuvo buenísimo el show, vendimos el 20%”. Entonces medio que da igual, salvo que sea un caso medio extremo como le pasó a Maru, que tenés que avisar que no hay más entradas, para que la gente no siga buscando. Pero a veces pasa que hiciste un sold out diez minutos antes de arrancar el show y al otro día te anuncian como un gran premio y vos no vas a anunciar que la sala está mitad llena, entonces también genera un poco esta cosa de frustración, competencia y arengue trucho entre colegas.


¿Estás apuntando en este momento a algún tipo de público en particular?


No, si hay algo que en este momento no estoy haciendo es apuntar a un público. Siento que el arte en este momento ocupa un espacio mucho más amplio en mi vida, pero mucho menos extremo, entonces prefiero hacer las canciones y después si a la gente le gustan o no, se acerca o no. Cosa de la gente.


Para que puedan conocer y disfrutar más de esta mostra, les invitamos a que entren a su canal de Spotify, al Instagram de su estudio (Estudio Átomo), una playlist de Goza y sus últimas producciones musicales.


Álbum de fotos

Fotografías por Sofía Lombardi -