• REVISTA MANTIS

Sembraron terricidio, cosecharán rebelión. Movimiento de las flores

Por diamantEdulce -


Salieron de sus territorios decididas y valientes para luchar y ser la cara visible de la Rebelión de Las Flores Nativas; ser la voz de esos ríos, de esos cerros, de esas montañas que están siendo fuertemente amenazados por empresas extractivistas; fueron a demandar sus derechos ante un Estado que oprime, silencia e invisibiliza a las naciones indígenas, atendiendo sus negociados con empresas multinacionales o nacionales y seguir contribuyendo al violento racismo que fomenta y encarna desde sus orígenes.


Las mujeres indígenas se autoconvocaron y se plantaron en el Ministerio del Interior (25 de Mayo y Sarmiento) para que aquel espacio de cemento incorpore el sentir de la naturaleza. Cantaban en unión y resistencia: “Mujeres indígenas/ Mujeres sin tiempo/ La lucha por la tierra/ está floreciendo.” Ellas ocuparon pacíficamente el establecimiento, y luego más flores nativas comenzaron a brotar, a aparecer, para apoyar la denuncia: “Sembraron terricidio, cosecharán rebelión”.



¿Quiénes son las flores nativas? Las flores nativas son las mujeres indígenas que encarnaron su rebelión para así enseñarnos a responder a un llamado urgente que no puede demorarse un momento más. Basta, dice la Rebelión de las Flores Nativas. Basta al sistema capitalista, racista y patriarcal que pone en riesgo la vida en el planeta. “Basta”, como cuando una madre le habla a su hije. El mensaje que las mujeres de las naciones indígenas abarcan, es ancestral, es antiguo e integra hasta al brote más reciente. “Basta. La política global racista logra que las voces de los pueblos indígenas sean inaudibles e invisibilizadas, y nuestras muertes resulten socialmente indiferentes”.


Acusan de terricidio a los gobiernos, a las empresas, y a cualquier otro reflejo del abuso de poder. Le llaman terricidio al asesinato de los ecosistemas tangibles y de los pueblos que lo habitan; como al asesinato de los ecosistemas perceptibles, integrados por todas las fuerzas que regulan la vida con la tierra. Comparten en un comunicado público, que difundieron en cuanto ocuparon pacíficamente el Ministerio del Interior, que esos espíritus son los responsables de que la vida continúe sobre la faz de la tierra, y ellos están siendo destruidos conjuntamente con su hábitat. La fuerza que habita esas áreas habrá desaparecido para siempre.


Ellas son voceras del dolor de la tierra, con ella se vinculan. Desarrollan su arte de habitar en relación de reciprocidad y amorosidad. Con ella construyen su espiritualidad y su cosmovisión.


La plurinacionalidad territorial, conformada hace tiempo, trae consigo, como ellas indican en su comunicado, “la oportunidad de construir un nuevo modelo de sociedad”, tan necesario ante la caída —igualmente necesaria— del patriarcado. “No son solo teorías, son prácticas de reciprocidad con la naturaleza que sostiene la vida como principal valor”, afirman. Siembran en la capacidad de sentir de todos los pueblos del mundo la propuesta de consensuar el paradigma ancestral del Buen Vivir, que se enfoca en la cultura de la vida. “No hay para nosotres individuos líderes, sino pueblos liderando su futuro. La vida no se negocia”.


Con la Rebelión de las Flores Nativas, las mujeres indígenas no solo quieren ser escuchadas por les funcionaries que administran este país y les deben respuestas, actos y justicia, sino también por nosotres, les habitantes de este mundo donde rige un cistema racista que nos aleja cada vez más de nuestra naturaleza. Las mujeres indígenas revelan generosas este susurro, nacido desde el misterio. Lo transmiten en español, la lengua del colonizador, para que no se nos escape ni un detalle y podamos cooperar con la misión de cuidar y resguardar el espacio-tiempo que compartimos. “Hemos permitido un sistema de muerte que ha desnaturalizado a la humanidad, queremos recordarles que nada traemos al mundo al llegar y nada nos llevamos al partir, solo dejamos nuestra huella en el fugaz andar de nuestras vidas”, comparten en su comunicado.



La Rebelión de las Flores Nativas le habla también a sus hombres, les dice que despierten; que la lucha antipatriarcal es anticolonial, que revisen sus conductas que están permeadas por esta mentalidad colonizadora, esclavista, occidental, que las pone en lugar de sumisión, de humillación y de maltrato. Al mismo tiempo, en las entrevistas que han tenido con colaboradores de la ocupación pacífica, con la prensa y con las autoridades, les integrantes del movimiento también expusieron que no todes son iguales, no todes son mujeres. Dentro de las naciones indígenas también hay disidencias. Esto es fundamental para notar la actualidad de la comprensión indígena, que valora la diversidad de la vida plasmada en sus múltiples manifestaciones, donde ya no cabe esa visión retrógrada, colonizadora y racista que ubica a su idiosincrasia como primitiva. Es cierto que están ligades a una voz antigua que escuchan hasta el día de hoy. Es cierto que su cultura es originaria y cultivan el ancestral paradigma del Buen Vivir, una construcción que propone integrarnos, porque es preciso despertar la naturaleza que nos habita para poder consensuar un nuevo paradigma en reciprocidad con la naturaleza de todos los seres.


Las mujeres indígenas, y todas las personas que mostraron su apoyo acompañando la ocupación pacífica, vieron pasar diez días y doce noches en el frío y la lluvia de aquel octubre porteño en que les representantes polítiques solo demostraban pereza en lugar de buscar soluciones. Mientras tanto, seguían apareciendo visitas de activistas, investigadorxs, abogades y amigues que se solidarizaron con la ocupación, cooperando, resguardando a las mujeres indígenas de los posibles operativos policiales o contribuyendo con abrigo y alimento. Después de esperar a que el ministro del interior volviese de su viaje, y de asistir a dos reuniones insatisfactorias en Casa Rosada con los funcionarios pertinentes y solo diez mujeres voceras de la Rebelión de las Flores Nativas (exponiendo la típica exclusión que genera esta dinámica de gobierno), las mujeres indígenas llegaron a un acuerdo con el asesor del Ministro Bergman Nahuel Muñoz. Muñoz se comprometió a tapar los pozos en las cercanías de la ciudad de la localidad de San Ignacio, Misiones, que son muy peligrosos para les niñes que habitan la comunidad Mbya Guarani. En teoría, debería haber respuestas y agua potable para esa comunidad, que en estos momentos no cuenta con ella. Se comprometieron también a proveer de agua a otras comunidades cercanas. “Por supuesto, no van a declarar la emergencia hídrica”, contó Moira Millán, representante mapuche, acerca de la reunión. Y agregó: “Nos parece que el resto de las demandas implican un cambio, tan estructural que debemos seguir caminando y trabajando para que se cumplan todas estas problemáticas que venimos a denunciar. Lo haremos el tiempo que sea necesario.”


La onceava noche se realizó un festival artístico en apoyo a la Rebelión de las Flores Nativas, donde numeroses artistas realizaron presentaciones y conmovieron a les presentes promoviendo la lucha, la diversidad y la resistencia. Entre elles se encontraron Luci Arlequin, Lola Bahan, Yoli Campos, Charlie Di Palma, Panela “La Cholita”, M. Diosque y Lourdes Hidalgo.


Al día siguiente levantaron la ocupación pacífica y regaron la siembra para que germine una gran rebelión desde la cual tiene que nacer una nueva sociedad. Expresaron su solidaridad con quienes estuvieron apoyándoles desde el primer día y fueron hostigades por la policía. Hoy, repudian la persecución que intenta criminalizar la solidaridad, que intenta desarticular los lazos que hay entre los pueblos y piden que no duden en hablar con ellas, porque les importa mucho la seguridad de sus compañeres.


La represión policial demuestra cómo tiembla el sistema cada vez que los pueblos de manera unida y amorosa entendemos la magnitud de la lucha que tiene que ver con el resguardo de la vida. La lucha continuará el tiempo que sea necesario. En este contexto, el Lof* Mapuche Pillan Mahuiza y el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir lanzó la convocatoria al Campamento Climático de los Pueblos contra el Terricidio en Chubut del 7 al 10 de febrero de 2020. Ingresá a la página oficial y enterate cómo involucrarte.


*Así la nación Mapuche designa a los ecosistemas tangibles y perceptibles con los que convive, coopera y coexiste recíprocamente.




Compartimos el comunicado transmitido por Emergentes.

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro