• REVISTA MANTIS

“Nunca Serás Mujer”, dijeron

Un breve recorrido por la obra de Effy Beth.


Por Belén Durruty -


Nunca Serás Mujer es el título del proyecto que desarrolló la artista, perfomer y activista LGBTTIQ+ argentino-israelí, Effy Beth (1989-2014).


El proyecto tuvo origen en abril del 2011, justo un año después de que la artista comenzara el tratamiento de reasignación hormonal. A Effy le habían dicho: “aunque vos te sientas mujer, te crezcan las tetas, tomes hormonas, te operes los genitales, nunca serás mujer porque no menstruás ni sabés lo que eso significa”. A lo largo del 2011, Effy extrajo de su cuerpo la cantidad de sangre que hubiese menstruado desde el principio del tratamiento si hubiese tenido útero. Dividió la sangre en 13 dosis que empleó mensualmente para realizar acciones performáticas e intervenciones artísticas.


Su obra invita constantemente a pensar el género, a partir de los roles en la sociedad o del imaginario colectivo construido por prácticas que se encuentran naturalizadas. Ella puso siempre su cuerpo como protagonista del hecho artístico, se posicionó dentro de una forma de hacer arte en el que la presencia del cuerpo del artista deja de ser invisibilizado y toma fuerza e importancia.


- Ilustración por: Maria Emilia Giordano-

Las obras


En el 2011, Effy irrumpió en la XX Marcha del Orgullo para presentar Genital Panic: Cortala!, una remake trans —como la llamó ella misma— de la performance Genital Panic realizada en 1969 por VALIE EXPORT. En la obra original, la artista austríaca irrumpió vestida con unos pantalones abiertos en la entrepierna y una ametralladora en una sala de cine porno de Múnich.


Allí, se paseó al lado de los espectadores y declaró que podían hacer con ella lo que quisieran. Muchas personas se pararon y se retiraron de la sala. De alguna manera, en ese momento la artista dejaba al descubierto la forma en que el contexto determina ciertas conductas. La erotización era vista como natural en el marco de una película porno, en una sala dedicada específicamente a ese género cinematográfico, en un ámbito dominado por hombres. En cambio, el cuerpo femenino de Valie que se presentaba en la escena no cuadraba con los marcos eróticos impuestos.

La performance de Effy Beth retomó la obra de VALIE EXPORT, pero la resignificó. La corporalidad y su dominio propio fueron puestos en escena: Effy se paseó por la Marcha del Orgullo mostrando sus genitales masculinos y amenazando con cortarlos. En su blog personal subió una selección de fotos de la obra a las que sumó epígrafes. En una de ellas, vemos que una cámara de fotos capturó el momento exacto en que Effy amenaza con cortar sus genitales. El epígrafe dice: “Cuando logro la atención de alguien aprieto mi genitalidad con el filo de las tijeras.” La artista demostró que la mirada de les otres juega un rol importante en la determinación de los cuerpos y, además, que esa es una mirada cargada de patrones binaristas y biologicistas propios del sistema hetero-cis-patriarcal.


Effy agregó la palabra “Cortala!” al título de la performance jugando con el doble significado del término. Por un lado, le pide a le otre que corte, rebane, taje sus genitales que según la perspectiva biologicista no corresponden con el género con el que ella se identifica. Por otro lado, le pide a les otres que corten, paren, terminen con esas miradas que construyen estereotipos y naturalizan formas de ser, verse y actuar con respecto a las sexualidades.


En su obra, la artista abordó las maneras en las que ella no cuadra con los paradigmas patriarcales que definen lo masculino y lo femenino. Effy constantemente manifestaba cómo, cuando todavía vivía con el género que le habían asignado al nacer, su identidad no era lo “suficientemente masculina”. Y una vez que se reconoció como mujer trans, tampoco era lo “suficientemente femenina”. Este aspecto de su obra puede verse en varios capítulos de su cómic TRANSita rápido del 2012. En esta tira de 31 capítulos Effy abordó las desventuras que el colectivo trans tiene que afrontar al chocarse con la mirada ajena, la misma que ella había desafiado con su performance tan solo unos meses antes de la creación del cómic.


A lo largo de los capítulos, Effy —protagonista de la historieta— se ve inmersa en distintas situaciones cotidianas: es acosada en la vía pública, definida como mujer, hombre, trans, siempre por otres; busca trabajo; vive sus cambios corporales causados por el uso de hormonas; y otras situaciones a las que, en muchos casos, se da el gusto de responder con gritos y enojo.

Entonces, ¿qué significa ser mujer? ¿Qué te define como tal? ¿Un color? ¿Una prenda de vestir? ¿Un modo de andar? ¿Tu genitalidad? ¿Una célula diminuta que solo los microscopios pueden observar? ¿Qué significa ser varón? La obra de Effy Beth, aún plenamente vigente, nos sigue invitando a reflexionar sobre estos interrogantes.


La obra “Nunca serás mujer” se puede ver acá: http://nuncaserasmujer.blogspot.com/p/el-proyecto.html

El cómic se puede leer acá: http://transitarapido.blogspot.com/

Blog personal de Effy: http://tengoeffymia.blogspot.com/

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro