• REVISTA MANTIS

Mujeres Kurdas

Por Jimena Calderón Villalba

La región de Kurdistán se encuentra en el seno de la Guerra Civil de Siria, que desde julio de 2012, está transitando una revolución. El territorio, integrado por zonas pertenecientes a cuatro Estados (Turquía, Siria, Irak e Irán) toma posición ante la lucha por la crisis del modelo nacionalista patriarcal para los pueblos de Oriente Medio. Pero desde aquel momento hasta la actualidad, lo único que se visibiliza es el enfrentamiento bélico dejando de lado sus razones intrínsecas. Las militantes kurdas son las que llevan la bandera en alto frente a este conflicto.


Collage por Sol Avena - Mujeres Kurdas

Las unidades de milicias solo las integran personas voluntarias y hay una compuesta enteramente por mujeres, las denominadas Unidades Femeninas de Protección (YPJ) de Kurdistán en Siria. Las compañeras tienen entre sus convicciones la autonomía, la democracia, la lucha contra el patriarcado, la convivencia plurinacional, la ecología y el socialismo. El proyecto se denomina Confederalismo democrático. En los últimos años, la militancia entra casa por casa, defendiendo el territorio a través de la insurgencia armada, profundizó la batalla.


Leandro Albani, coescritor del libro Mujeres de Kurdistán, explica: “Las YPJ se conforman como fuerza de autodefensa del pueblo y responden a una tradición y práctica que ya se venía desarrollando al interior del Movimiento de Liberación (MLK)”. Las Unidades Femeninas de Protección están compuestas actualmente por más de 7 mil voluntarias, que además de luchar por su región tienen fuertes convicciones feministas.


La revuelta de la agrupación se configura como un antes y un después en Medio Oriente, debido a su magnitud y a la praxis concreta en el área. “Además, esa lucha permite retomar saberes ancestrales de las kurdas como también plantear un nuevo paradigma, que denominan Jineologi (Ciencia de las Mujeres y de la vida libre), que pone bajo la lupa a todas las disciplinas sociales construidas con una visión patriarcal y excluyente”, agrega el escritor.


El territorio, cruzado por el sistema patriarcal que rige en el mundo e invasiones militares, con una fuerte tradición tribal y donde algunas concepciones conservadoras del Islam tienen mucha fuerza, siempre mantuvo a la mujer bajo la explotación y la segregación. Albani expresa: “En Rojava son ellas quienes encabezan un cambio político y cultural profundo frente a estas concepciones.”


Las compañeras tienen entre sus convicciones la autonomía, la democracia, la lucha contra el patriarcado, la convivencia plurinacional, la ecología y el socialismo.

La razón por la cual Leandro Albani escribió - junto con Roma Vaquero Diaz - el libro, fue enteramente político: “Lo pensamos, escribimos y compilamos con la idea de difundir la militancia de las mujeres kurdas, pero también con la intención de acercar la lucha de compañeras latinoamericanas con las de Medio Oriente”, declara. La historia del pueblo de Kurdistán es similar al Vasco, al Palestino y los pueblos originarios de América Latina. Los atraviesa la negación de su existencia por parte de los estados, la represión física, la prohibición de hablar su lengua e interpretar sus canciones.



@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro