• REVISTA MANTIS

Las heroínas trágicas de Mitzi Peirone

Por Lucía Lago -


Mitzi Peirone es una cineasta de origen italiano que vive en Estados Unidos. En 2018 estrenó su primera película, Braid, que cuenta la historia de dos fugitivas que deciden ir a visitar a una amiga de la infancia con el objetivo de robarle y acaban sumergiéndose en una aventura onírica en la cual los deseos y sueños de las tres se entrelazan. Mantis conversó con ella.





¿Qué te inspiró a escribir la película?


Mi inspiración surgió en un momento filosófico muy profundo que tuve. Tenía 22 años, me fui de Italia y dejé a mi familia y amigos para seguir el camino de las artes. Conseguí un papel en una película que me apasionaba un montón. Después de un año y medio, perdí el trabajo, y al mismo tiempo me quedé sin visa. Así estaba: con 22 años, inmigrante, sin familia, sola en Nueva York y desempleada. En ese momento en el que toqué fondo, pude reflexionar acerca de la realidad y de qué es lo que separa a la realidad de los sueños. ¿Pueden siquiera separarse? Interpretamos la realidad a través de los sentidos, pero estos nos engañan todo el tiempo. El sol sale por el este y se oculta por el oeste; las personas daltónicas ven el mundo de otra forma. Basamos todas las cosas que nos importan en algo que, en cierto grado, es una representación, una fachada. No somos muy distintes a les niñes que juegan; como las protagonistas de la película. Jugamos con reglas inventadas. Somos parte de un sueño lúcido colectivo como especie.


Braid surgió de un momento existencial de autodescubrimiento, que yo después convertí en una historia psicodélica que transcurre en un ambiente muy sangriento.

De alguna manera, estas chicas son heroínas trágicas. Bajan al inframundo buscando algo que creen que necesitan, como plata; pero lo que realmente buscan es seguridad emocional y psicológica. Quieren sentirse parte de algo posible de controlar; a pesar de que su juego es disfuncional, por los menos les brinda una estructura. Como en el caso de todos los personajes heroicos trágicos, su camino es cíclico. Parten del principio y bajan al infierno para retornar victoriosas al mundo real. Pero en este caso, y creo que especialmente porque son heroínas mujeres, recaen una y otra vez en un ciclo sin fin, un pozo sin fondo.

Póster Braid -

¿Qué quisiste explorar en la relación entre estos tres personajes?


Yo creo que todas las relaciones, pero en particular las relaciones entre mujeres, son cambiantes y multifacéticas. Creo que las mujeres tenemos una necesidad constante de complacer y de ser todo lo que el mundo quiere que seamos y, al hacer eso, no nos damos cuenta de quiénes somos en realidad. En esa necesidad de ser madres, hermanas, novias, hijas, perdemos un poco nuestra identidad. Siempre queremos ser lo mejor posible en relación a otres. Por este motivo es muy difícil encontrar historias en las que las mujeres no sean el “algo” de otra persona. Las chicas de Braid existen solamente en la relación entre ellas, y de alguna forma se necesitan entre sí para existir. Su relación es codependiente pero también es cambiante y ambivalente. Daphne (personaje principal) parece la más “loca” al principio, pero hacia el final te das cuenta de que quizás no es tan así. Es dueña de su locura y hasta la utiliza como arma. Yo creo que, a veces, las mujeres hacemos eso. Yo a veces digo que estoy premenstrual y no lo estoy. Creo que las mujeres son seres humanos complejos y eternamente misteriosos; y que están siempre intentando reinventarse según la situación en la que se encuentran. Lo cual, creo, dificulta que nos demos cuenta de cuál es nuestra esencia verdadera e inmutable.


Captura del largometraje Braid -


¿Qué rol cumplen los conceptos de “familia” y “maternidad” en Braid?

En esta película, la familia se explora como algo que no es perfecto; que es, como en la realidad, bastante rara y disfuncional. ¿Por qué nos quedamos con nuestres compañeres, con nuestras familias, sin importar qué? Porque nos da una sensación de pertenencia, de estructura. Todos los seres humanos necesitamos compañía. Tenemos tanto miedo de estar soles que permanecemos en situaciones que no nos gustan, como las relaciones tóxicas. Preferimos estar con alguien que no nos hace felices antes que estar soles.


Para mí, la casa (en la película) representa la trampa psicológica en la que nos metemos cuando tenemos trabajos que no queremos, cuando salimos con gente con la que no queremos salir, cuando seguimos los patrones del miedo y la duda. Es más fácil quedarnos en nuestras inseguridades que esforzarnos para salir de ellas.

En cuanto a la maternidad… yo creo que las madres dan todo. Dan el 100% y más con tal de proteger a sus hijes. Y en el momento en que les hijes se van, las madres suelen tener una sensación de pérdida de identidad. Yo me sentí así cuando terminé Braid. Fue como si hubiese parido. Después me decía “¿y ahora qué hago con todos mis pensamientos?”.


Me parece que Daphne cumple el rol de la madre porque, al fin y al cabo, las tres buscan lo que no pueden tener. En particular, la madre representa una necesidad de ejercer control, un control que se vuelve sofocante. A su vez, las tres se necesitan entre ellas para sobrevivir: Por eso la “trenza” (braid sigifica “trenza” en español). Son tres mechones que son débiles por su cuenta pero que cuando se entrelazan forman una unión muy fuerte.


Las protagonistas repiten un juego de la infancia. ¿Creés que lo que nos ocurre en la infancia condiciona nuestras vidas adultas?


El juego en sí mismo es una metáfora de las cosas que nos decimos de chiques y a lo largo de toda nuestra vida. La cuna de todo eso es el hecho de niñes, jugamos a la ficción. Sin que nadie nos diga nada, tenemos sed de vivir. Así que sí, creo que los dramas, pasiones, aventuras y traumas que atravesamos de niñes dejan una marca en la adultez. No estamos atades a ellas, no estamos limitades, pero tienen un impacto.

Mitzi Peirone -

¿Las cosas que le ocurren a los tres personajes principales están basadas en alguna experiencia tuya?


Con respecto a experiencias, yo pasé la mayor parte de mi juventud tratando de entender quién carajo era. Me parece que todo el mundo atraviesa esa situación. Cuando hice la película me sentí un poco más tranquila con respecto a mis dudas existenciales. Me parece que todes necesitamos un poco de ilusión y de ignorancia para volvernos más nosotres. Porque si pensás demasiado, la mente te construye barreras alrededor, y creo que eso es lo que le pasa a los personajes.


¿Cómo te parece que encaja tu película dentro del actual panorama social y político de Estados Unidos y del mundo?


Me parece que en esta era digital todes nos podemos identificar con la idea de interpretar distintos papeles y jugar dentro de la ficción que nos inventamos en la redes sociales. Proyectamos lo que queremos que otres vean. Creamos otras identidades, y me parece que eso se puede volver muy patológico, porque estar todo el tiempo armando un collage de lo mejor de lo mejor te consume. Y en el momento en el que ya no sos le mejor, te sentís destrozade. Te comparás con otras personas, pero lo que hacés es comparar tu ser interior con la apariencia exterior de otres, y eso puede crear un pensamiento psicótico. Yo veo un paralelo entre el juego de ficción de Braid y las ilusiones que generan las redes sociales.


¿Te parece que las mujeres y disidencias que son cineastas, guionistas, etc. tienen más dificultades para moverse en el mundo del cine?


Vivimos en esta realidad. Todo es mucho más fácil para los varones. Me parece que estamos progresando, eso es innegable; yo tengo muchas esperanzas. También creo que es verdad cuando dicen “si no podés ver el cambio, tenés que ser el cambio”. Braid fue escrita y dirigida por una mujer. De les dos productores, una era mujer. La directora de arte, la foquista, la asistente de cámara, las actrices: todos los personajes principales eran mujeres. El departamento de maquillaje, el de peinado, la diseñadora gráfica. El set era parejo. Estoy contenta de haber creado un ambiente 50/50. Como cineasta nunca tuve ganas de ser varón, siempre me sentí reconocida en mi rol de líder y directora, más allá de mi género. Me parece que está habiendo cambios, tenemos que darles importancia.


¿Te parece que es diferente moverse como mujer realizadora en el ámbito del cine independiente y en el cine comercial?


Todavía no hice una película en un estudio así que no te puedo contestar esta pregunta. Pero lo que sí sé es que en el cine independiente no necesitás un estudio que te banque. Así que creo que es más fácil avanzar en el mundo independiente que convencer a un estudio de que vale la pena invertir millones y millones de dólares en tu idea. De todas maneras, hay muchas mujeres que dirigen películas grandes hoy en día: la directora de Wonder Woman (Patty Jenkins) es mujer. Creo que estamos yendo en la dirección correcta. Le recomendaría a las realizadoras nuevas que, si tienen ganas de mantener el control creativo sobre lo que hacen, se inicien en el cine independiente.


¿Hay alguna realizadora cinematográfica que te inspire?


Sí, Brit Marling (guionista de The OA). Es mi ídola creativa. Me parece increíble lo complejo, artístico, desconcertante y original de esa serie, y el hecho de que haya podido tener un público mainstream. Hollywood repite siempre lo mismo, pero a ella se le ocurrió una historia ambiciosa y compleja sobre viajes interdimensionales y experiencias cercanas a la muerte; y encima la escribe y protagoniza. Para mí es una súper mujer.


¿Estás trabajando en algún otro proyecto?


Sí, estoy haciendo una película de ciencia ficción. Transcurre en un futuro en el cual existe un chip que va en la parte de atrás de la cabeza, y que además de servir para llamar y mandar mails y todo eso, te controla los parámetros cerebrales. Si querés estar más contente o querés dejar de tener adicción a la nicotina, lo controlás con el chip. Hay una actualización del implante, tiene una falla y todos los chips se queman adentro de la cabeza de la gente. Entonces hay un apocalipsis tecnológico, y sobreviven solamente cinco personas desconocidas entre sí. Aparecen en un búnker, y tratan de entender por qué sobrevivieron, cómo llegaron hasta ahí y quién los encerró, o si los salvó alguien. Va a protagonizarla Bella Thorne, y tengo muchas ganas de trabajar con ella.


Sitio web de la película: https://braidthemovie.com/

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro