• REVISTA MANTIS

La salud no es variable de ajuste

por Emilia Holstein -


A partir de las 12 del mediodía del viernes, muchas personas comenzaron a concentrar frente al Ministerio de Desarrollo Social. La causa fue que se difundió en las redes el reclamo por el faltante de tratamientos hormonales (específicamente de testosterona para varones trans) en los centros de salud pública. “Nos autoconvocamos un grupo de personas trans, no binaries, cis, lesbianas y aliades para visibilizar la situación, y aprovechamos la oportunidad para presentar una nota al secretario de promoción de la salud, Kaler”, comentó Moyi, une de les participantes de la movilización.

Fotografía por Camila Pichardo -

Bajo el sol del mediodía y los ruidos ensordecedores de la 9 de Julio, la colectiva se hizo escuchar. Les asistentes se preguntaron cuál era el curso a seguir, y espontáneamente se formó una asamblea que buscaba consensuar las acciones que se llevarían a cabo para visibilizar el reclamo y obtener una respuesta satisfactoria. “Van surgiendo diferentes medidas. Pensamos en presentar por mesa de entrada un reclamo formal. Una legisladora nos ofreció reclamar para que se informe cuál es el estado de la partida para nuestros tratamientos, también la intervención del espacio público”, sostuvo Ese Montenegro. El encuentro fue fructífero ante todo, porque permitió organizarse en repudio a la vulneración de los derechos que instituye la Ley de Identidad de Género (Ley 26.743). También se tomaron en cuenta otros conflictos. Por ejemplo, Montenegro dijo: “Queremos que el Estado se haga cargo de la producción de los tratamientos hormonales como debería hacerse cargo de los tratamientos retrovirales para les compañeres que son seropositivos y que también están pasando por esta situación de faltante de medicamentos para sus tratamientos”. A su vez, se discutió la problemática de la provisión de hormonas para las mujeres trans-travesti.


Desde el martes pasado se viralizó información proveniente de la Secretaría de Salud que explicaba que ya no se brindarán más hormonas en las dependencias públicas, debido a que, a partir de la subida del dólar, las empresas licitadas para tal fin estaban yendo a pérdida con esta prestación. El colectivo trans-travesti entiende que es responsabilidad del Estado, a partir de lo estipulado en la Ley 26.743, hacer que las partidas de testosterona y otras hormonas estén a disposición de les pacientes. Para eso, deberían hacer que las empresas privadas cumplan con los acuerdos. “No pueden pensar que la salud es una variable de ajuste. La Ley de Identidad de Género dice que tenemos derecho a acceder a nuestros tratamientos hormonales y quirúrgicos para poder vivir una vida digna. Tenemos que encontrar la manera de que este gobierno se haga cargo de esta ley”, dijo Ese Montenegro.


En cuanto a las consecuencias que la falta de estos medicamentos acarrea para las personas en tratamiento, Meyi le comentó a Revista Mantis: “La consecuencia es directamente sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Produce desbalances a nivel hormonal en el cuerpo. Pero también en lo psicológico, porque dejar un tratamiento hormonal implica que perdés la forma en que te gusta habitar el mundo”.


El lunes próximo concentrarán nuevamente frente al Congreso a las 16 horas, para seguir exigiendo la restitución de las partidas de hormonas y el cumplimiento integral de la Ley de Identidad de Género. Montenegro remarcó: “pedimos a les compañeres cisgénero, del colectivo LGBTT+ y de todos los feminismos que se hagan eco de este reclamo, porque no acceder a un tratamiento hormonal nos cuesta vidas”.

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro