@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

La Juglaresa: libros y perspectiva de género

Por Emilia Holstein -

Fotografía por Florencia Berdichevsky -

En una luminosa casa de Barracas, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se esconde la librería La Juglaresa, organizada por Maru, docente de nivel inicial y amante de la literatura y la ilustración. La Juglaresa, que este mes cumple un año de vida, es un espacio para compartir y conocer materiales seleccionados para el abordaje de la educación sexual integral (ESI) en las escuelas. “Para elegir un libro me fijo que me conmueva, que me interpele. Critico los libros donde todo cierra perfecto y no existe la problematización. Ahí es donde está el sacudón de la transformación, y es eso lo que tiene que ser la escuela, sino ¿para qué?”, comenta Maru sobre el objetivo de su tarea.


Fotografía por Florencia Berdichevsky -

La Juglaresa nació concretamente hace un año, pero la identidad de la librería se viene desarrollando hace mucho más tiempo. “El proyecto se fue armando adentro mío, con todo lo que me gusta y mis ideales. Era una parte mía y ahora la pude materializar”, dice la docente. El nombre hace referencia a María Elena Walsh, a quien le decían “la juglaresa”. Para la fundadora del espacio, la elección fue evidente porque “juntaba todo lo que tenía que ser la librería”, comenta, tanto desde la perspectiva de género como desde la mirada sobre las infancias.



Fotografía por Florencia Berdichevsky -

En el 2017, la fundadora realizó un proyecto de un año llamado La gran pregunta para abordar ESI y perspectiva de género en nivel inicial, que buscaba visibilizar y resignificar la figura de las mujeres a lo largo de la historia argentina. En ese proceso descubrió que “era un emergente muy claro: las familias de mis alumnos y alumnas precisaban hablar de eso. Sentía que tenía que salir a compartir lo que me había servido”. A partir de ahí, complementando su trayectoria como docente, comenzó a vender los libros en los jardines, y luego desde su casa. Maru recibe a las personas con una sonrisa y un mate. Además de un intercambio comercial, lo que se genera es una relación entre personas interesadas en estos tópicos. La conversación fluye y ella saca libros de la estantería y los presenta como las obras de arte que son. La pasión por lo que está entre las páginas brota en cada palabra y en cada recomendación.


Fotografía por Florencia Berdichevsky -

Para La Juglaresa “hay mucha desinformación, eso es lo que nosotros y nosotras tenemos que desandar y desarmar”. Por eso, cuando propuso cursos de ESI y literatura para docentes, su casilla de mail rebalsó de personas encantadas en participar y, desde principio de este año, eso nunca se detuvo.


Fotografía por Florencia Berdichevsky -

El desinterés estatal en las temáticas de género se hace sentir. Sobre esto, Maru comenta: “los diseños están buenos pero tienen 10 años, hay un montón de cosas que no están, hay cosas que cambiaron”. Por otro lado, expresa que hay una falta de políticas claras sobre formación en ESI y la aplicación de la ley en las escuelas.


Fotografía por Florencia Berdichevsky -

Buscando resignificar toda la literatura existente, porque “todo libro es de ESI, siempre el autor o autora nos viene a contar algo sobre eso”, La Juglaresa comparte una selección compleja y multiforme que invita a la reflexión sobre el rol docente y el lugar de las infancias en la educación. “No hay que pensar que los pibes no pueden con esta información. Estos libros no tienen tiempo, ni edad ni adjetivos, son para todos y todas”, dice Maru.


Galería fotográfica por Florencia Berdichevsky