• REVISTA MANTIS

Hablemos de cuidados sexuales entre personas vulvoportantes

Por Julieta Ferrando -


Actualmente, en Argentina, las políticas de salud no están comprometidas en lo absoluto con las necesidades básicas reproductivas. No es posible siquiera encontrar aplicadas las leyes existentes, como la de Educación Sexual Integral (ESI), la cual debería garantizar la impartición de conocimientos sobre cuidados en las relaciones sexuales, y en el punto E de su Artículo Número 3 establece binariamente: “Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”.


En este marco, la población LGTBIQ+ experimenta un especial desconocimiento respecto a los métodos de cuidados sexuales que pueden usar. Esta distancia entre las personas y el conocimiento es incrementada por parte la sociedad, los medios de comunicación, los médicos y las autoridades en el poder. Cabe recordar la imperdonable frase del médico asesor de Cambiemos, Abel Albino, en el congreso: “Tenemos que educar para el amor a los chicos. Tiene que entender que el profiláctico no la protege de nada. El virus del SIDA atraviesa la porcelana entonces el profiláctico no sirve porque falla en un 30 por ciento”. Termina siendo tarea de las organizaciones por la diversidad sexual encargarse del rol de educar e informar al respecto.


Ilustración por María Emilia Giordano -

En término de cuidados durante las relaciones sexuales, el método más impartido es el uso del preservativo. Aparece en la cotidianidad el uso de preservativos masculinos como el método estándar de cuidado, los cual deja a las lesbianas y bisexuales por fuera de una problemática de importancia local y mundial en una esfera clave para el desarrollo sexual sano y seguro de todes.


En la escena actual, la concepción heterosexista se ha vuelto dominante, ya que no permite el acceso básico a la información e incluso a la salud a las personas vulvoportantes que han asistido al servicio público y privado y han experimentado discriminación o violencia obstétrica a raíz de su identidad sexual. Ellas y elles, desde el anonimato, hablan claro de sus experiencias es un país que aún está muy lejos de asegurar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y disidencias.


Les especialistas plantean que la posibilidad de contagio de VIH/SIDA, hepatitis B, clamidia o gonorrea, transmitidas por fluidos, es menor en el caso de parejas lésbicas. No pasa lo mismo con aquellas infecciones transmitidas por contacto. Existen muchas otras infecciones de transmisión sexual que pueden transmitirse en el sexo lésbico, como la vaginosis bacteriana, la sífilis, el herpes y el VPH, que puede detectarse mediante un examen temprano de Papanicolau.Algunas infecciones pueden ser transmitidas a través de manos, dedos y roce vulvar, o de la manipulación de juguetes sexuales sin preservativos. Les médiques aseguran que es necesario, tal como en el caso de las parejas heterosexuales, descartar enfermedades de transmisión sexual cada vez que se inicie una relación con otra persona.


Hoy, la forma de prevenir las ETS y el VIH/SIDA en las relaciones entre personas vulvoportantes es la barrera de látex. Sin embargo, en las farmacias no se vende este producto. Por eso, se pueden usar los mismos condones, que se deben cortar de una forma específica.

La Dra. Carolina Milito, conocida en Instagram como @carolinamilito.ginecoyobstetra, escribe: “Recuerden que el HIV puede encontrarse en los fluidos vaginales, por eso es importante la protección tanto para el sexo oral o vulvar”. La barrera de látex es un preservativo plano que impide el contacto entre fluidos vaginales y evita la transmisión de ETS. Los pequeños cuadros de látex — muy delgados — son elaborados para impedir el contacto piel a piel, pudiendo ser utilizados en ano, vulva o para practicar sexo oral, por lo que su uso se extiende también a parejas heterosexuales. Para protegerse de la transmisión del virus VIH, hay que tener en cuenta que el sexo oral o cunnilingus es una de las prácticas que implican mayor riesgo, el cual aumenta durante la menstruación. Otra opción son los condones de dedos, también fabricados de látex, con la idea de proteger a las parejas de infecciones que se pueden contraer a través de uñas o heridas.

Recomendamos fuertemente seguir informándose y tomar la tarea de compartirla, para apropiarnos y hacer colectivos los espacios de conocimiento y salud. Si conocen otros métodos e información necesaria al respecto, no duden en escribirnos y así seguir difundiendo esta información tan importante.

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro