• REVISTA MANTIS

Feminismos delante y detrás de cámara

Mujeres Audiovisuales, un paso en la construcción de nuevas narrativas


Por María Bessone -


Bajo el lema “si nosotras miramos, el mundo se transforma” se estructura la red laboral de Mujeres Audiovisuales (MUA), un proyecto que promueve la igualdad de oportunidades de las trabajadoras mujeres cis, lesbianas y trans que producen y realizan contenidos audiovisuales a lo largo de todo el país. Julia Zárate, militante feminista y directora cinematográfica egresada de la Universidad del Cine (FUC), es co-fundadora de la asociación. En diálogo con Mantis, afirma: “Mujeres Audiovisuales fue la cristalización de una experiencia colectiva, de treinta años de encuentros de mujeres y diez años de gobiernos populares. Es hija de la Ley de Medios, del Ni Una Menos. Es hija y madre de la marea verde. Es producto de un recorrido colectivo que emerge, incluso sin que nosotras hiciéramos demasiado”.


Plataforma MUA fue lanzada el once de abril como una red social de trabajo gratuita, digital y federal. A través de esta herramienta se pueden compartir y contactar los perfiles de profesionales, proveedoras de servicios, estudiantes y docentes de cualquier parte de Argentina. Las usuarias pueden contactarse y subir sus trabajos para que adquieran mayor visibilidad.


Fotografía por Luisina Sordelli -

Fue a raíz de una publicación en las redes sociales en la búsqueda de una camarógrafa que un grupo de trabajadoras de los medios audiovisuales se planteó armar una bolsa de trabajo. Esta idea tomó la forma de un grupo cerrado de aproximadamente mil mujeres y disidencias de todo el país relacionadas al rubro. A partir de este primer contacto surgió la iniciativa de formar la Asociación, que hoy es un grupo de militancia y activismo.


Este proyecto nace como respuesta política a las desigualdades existentes en el ámbito de la industria audiovisual. Había problemas que las mujeres y disidencias de la Asociación, en su rol de trabajadoras, atravesaban todos los días, y necesitaban pensar de forma colectiva cómo cambiarlos. “Las problemáticas tienen que ver, básicamente, con lo que pasa adelante y atrás de cámara, con la representación de las mujeres e identidades no hegemónicas en la pantalla, en cómo somos representadas: hipersexualizadas, cosificadas, victimizadas”, sostiene la presidenta de MUA.


Trazar un nexo entre la subrepresentación detrás de cámara y la representación de las mujeres e identidades no hegemónicas frente al lente permite cuestionar los modelos de producción de los contenidos que consumimos diariamente. Sin ir más lejos, en Argentina el número de estudiantes y egresadas mujeres de las universidades de cine representa a la mitad de su estudiantado total. Sin embargo, y mientras aumenta el número de mujeres que deciden formarse como técnicas, directoras, camarógrafas, guionistas, productoras, montajistas, editoras, directoras de arte, iluminadoras, diseñadoras de sonido, entre otras, siguen representando una porción reducida dentro de la industria audiovisual argentina.


Sólo basta con mirar algunos números para notar las desigualdades existentes. De las películas argentinas estrenadas en 2018, sólo el 17% fue dirigido por mujeres, y lo fue tan solo el 28% de las películas seleccionadas en el BAFICI 2019. En la historia de los premios Martín Fierro, el 95% de los nominados a la categoría de director/a han sido hombres; tan solo el 5% restante han sido mujeres. A su vez, es en las áreas técnicas donde existe el nivel más bajo de presencia de trabajadoras.


En este sentido, la directora agrega: “Hay que pensar lo que pasa detrás de cámara. En los modelos de producción: ¿quiéne s producen, quiénes dirigen? ¿Quiénes son sujetes de financiamientos y quienes dan los financiamientos? ¿Quiénes dirigen las instituciones relacionadas con lo audiovisual? ¿Qué materias se dan en la universidad? ¿Qué pasa en los sindicatos con nuestros derechos, con los salarios, con los techos de cristal? ¿Qué pasa con el lugar del enunciado? Básicamente, ¿quién cuenta?”.


La idea de la Plataforma surge a partir de una comisión conformada en el primer encuentro de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales en 2017. El objetivo, según cuenta Zárate, era “generar un espacio virtual que funcionara como un biblioteca, videoteca, con todos los trabajos de las mujeres que no están en ningún lado: los currículums, los reels. Se terminó convirtiendo en una plataforma laboral, porque nosotras vimos que la mayor problemática y la mayor preocupación, obviamente, de las mujeres, es el acceso al trabajo”. Por otro lado, permite contabilizar las trabajadoras que hay por rubro, sector, ciudad y pueblos. Además, generar estadísticas, que no abundan, información que permita hacer diagnósticos acerca de la participación de las mujeres en los medios audiovisuales y la condición laboral, ya sea formal o informal en la que se encuentran. “La plataforma es eso, y es el resultado también de la ausencia de políticas de Estado, porque en este gobierno neoliberal se achica el Estado, desaparece de los lugares en los que tendría que estar regulando y democratizando. Entonces, ahí venimos nosotras a hacer lo que el estado no hace”, agrega.


Parte de este proceso de discusión incluye cuestionar de qué hablamos cuando se habla de “feminismos audiovisuales” o “cuarto cine”. En este sentido, se impone debatir los aportes específicos de un tipo de realización audiovisual que rompe con los contenidos hegemónicos y el quehacer cinematográfico tradicional. En una búsqueda por ampliar las voces desde las que se cuenta el mundo y construir narrativas nuevas, más diversas e inclusivas.


“Siendo el tercer cine ‘Cine y Liberación’ de los compañeros de la década del setenta, a mí me interesa pensar cuál es el aporte que le hacen los feminismos a esa mirada de un cine que no sea ni el mainstream hollywoodense, ni el de autor del progresismo ilustrado. Este cine que es de base, comunitario, hablo de cine pero quiero decir televisión, plataformas. Hablo de la construcción de una variedad de puntos de vista, variedad de propuestas estéticas. Cómo nosotras construimos imágenes, y las tomamos como una herramienta política y estética. Darles el valor que tienen hoy en el contexto de un mundo hiper globalizado, de formadoras de ideas nuevas y disputar masividad con nuestros propios contenidos”, finaliza Zárate.

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro