@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

Féminas en el cine

Por Lucía Lago -

Me encanta ver películas. Cuando pego un 2x1 y mi billetera me lo permite, me gusta juntarme con une amigue, visitar alguna sala comercial, comprar pochoclos y sumergirme en la experiencia que el señor Hoyts o Cinemark me ofrecen. Me manijeo con los próximos estrenos de las películas que me interesan. Me encanta ir a festivales, chequear la planilla y anotarme las veinticinco películas que tengo ganas de ver (de las cuales termino mirando dos, por supuesto). Adoro ir a ciclos de cine donde el rollo se traba y les organizadores presentan la película antes de que empiece. Me gusta, también, ver películas en mi casa, en la casa de alguien; en un bar que realice proyecciones; descargarme por torrent (ups) esos largometrajes que no puedo conseguir de otra manera.


Siempre me llamó la atención el cine “raro”, el terror, la fantasía, lo surreal. Si me pongo a pensar en los realizadores más célebres de la clase de obras audiovisuales que me interesan, se me vienen muchos nombres a la cabeza: Stanley Kubrick, David Cronenberg, David Lynch, Takashi Miike, Dario Argento. Pienso en el cine nacional: Demián Rugna, los hermanos Onetti, Alejandro Fadel, Gonzalo Calzada. Todos nombres… de varones.


Esta estadística me llevó a sentirme muy frustrada cuando era adolescente. ¿Y las mujeres que hacen cine? ¿Dónde están las mujeres y disidencias que guionan, producen, dirigen el cine que me gusta? Si yo quisiera ser cineasta, ¿podría serlo? Consumía en grandes cantidades un tipo de cine que no estaba realizado por gente como yo y cuya carencia de diversidad detrás de cámara se hacía visible en el contenido. El punto de vista de personas que no fuesen varones nunca se veía plasmado en pantalla. Me sentía un poco extranjera en ese mundo.

Afortunadamente, con los años me fui dando cuenta de que existen muchas mujeres cineastas en el mundo, que muchas de ellas hacen las películas que me gustan, que muchas se manejan en el ámbito independiente y que están haciendo cosas muy interesantes. Estas son algunas de las cineastas que mayor impresión dejaron en mí como mujeres y como realizadoras.

Lynne Ramsay -

Lynne Ramsay, nacida en 1969 en Escocia, es conocida por haber dirigido Tenemos que hablar de Kevin (2011) y You Were Never Really Here, traducida en México como Nunca estarás a salvo (2017). Sus películas muestran la violencia de una forma muy estética y cuidada; cuentan historias de personas malignas y miserables, y exploran la oscuridad y la desolación. Tenemos que hablar de Kevin trata acerca de la relación ambivalente de una madre con un hijo al que no está segura de querer, y de cómo esta relación se deteriora más y más hasta llegar a un punto de no retorno. La película nos muestra una perspectiva pocas veces explorada acerca de la maternidad. Ezra Miller, el actor que protagoniza la película, expresó su descontento acerca de que haya habido siete años entre las últimas dos obras de Ramsay, y de que para poder hacerlas, ella haya tenido que enfrentarse a muchos productores (generalmente varones).



Jen y Sylvia Soska -

Jen y Sylvia Soska (también conocidas como “las hermanas Soska”), nacidas en 1983, son dos realizadoras canadienses especializadas en cine de terror. Entre otras películas, dirigieron American Mary (2012) y Rabid (en post-producción), una remake del clásico de Cronenberg de 1977. Las Soska no temen mostrar en forma explícita sangre, violencia, tripas y demás, y llegan incluso a transformar esas cosas en elementos cómicos. American Mary cuenta la historia de una estudiante de medicina que se introduce en el mundo de las modificaciones corporales y empieza a cumplir con pedidos cada vez más extravagantes. La protagonista, a tan sólo siete años del lanzamiento de la película, se transformó en un personaje icónico del cine de terror.



Jennifer Kent -

Jennifer Kent es una cineasta australiana que se hizo muy conocida gracias a su ópera prima The Babadook (2014). Su segunda película, The Nightinghale (2018), se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Venecia. The Babadook trajo un cambio muy refrescante al cine de terror, en particular al género de fantasmas. El largometraje cuenta la historia de una mujer y su hijo, al cual crió sola después de la muerte de su marido, y cómo son acechados por una criatura que proviene de un libro infantil. La película, en un primer nivel, da mucho miedo, y por otro lado plantea una incógnita a los espectadores: ¿son reales los monstruos, o son producto de nuestra imaginación? ¿qué pasa cuando el monstruo vive en nuestra propia casa? ¿y cuando al monstruo lo tenemos adentro?



Julia Ducournau -

Julia Ducournau, nacida en 1983 en Francia, se hizo conocida dentro del mundo del cine gracias a Raw (2016). Este largo cuenta la historia de una joven vegetariana que comienza la universidad y que, después de comer carne por obligación, empieza a sentir un apetito voraz por la carne cruda (y no sólo la de animales). La película, además de ser visualmente hermosa y de generar tensión magistralmente, explora de una forma muy interesante el despertar de la sexualidad femenina.






Amelia Baggs, nacida en 1980, es una escritora y realizadora estadounidense. Sus cortometrajes y textos tratan, principalmente, sobre sus experiencias como persona autista y con discapacidad. La mayoría de los cortos realizados por ella se pueden ver en Youtube. “In My Language” (2007) es uno de los más conocidos, y nos cuenta acerca de la lengua que la autora maneja, distinta de la lengua verbal de las personas neurotípicas.




Por último, no puedo dejar de mencionar a Mitzi Peirone, una realizadora de origen italiano cuya película Braid (2019) es una historia fantástica sobre la relación entre tres mujeres. Mantis tuvo la fortuna de entrevistarla, y nos contó todo sobre su obra.