@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

El poder de las pibas: Festival GRL PWR

Por Camila Luna -


Nos fuimos con MANTIS a la ciudad de Córdoba para vivir la segunda edición del Festival GRL PWR.

Este festival vino a dejar bien en claro que las mujeres y disidencias conformamos excelentes equipos de trabajo y pisamos fuerte en cualquier espacio que deseemos habitar.


Bajo el lema “No faltan bandas de chicas, faltan festivales GRL PWR” se montó esta producción realizada en un 80% por mujeres, tanto en el área de gestión como arriba del escenario. El festival contó con una grilla de 20 bandas y artistas solistas, entre las que resaltaron Marilina Bertoldi, Sara Hebe, Ana Tijoux, Kumbia Queers y Miss Bolivia; talleres de twerk y autodefensa; charlas lideradas por Srta Bimbo, Ofelia Fernandez y Noelia Custodio; y una hermosa feria autogestiva ubicada en el centro del predio.

Foto por Jimena Calderón Villalba

La organización del evento fue excelente: nos encontramos con baños no binarios y un trato inclusivo y respetuoso, que mostraba claramente que quienes habían pensado en esta puesta lo hicieron con mucha perspectiva y evaluando posibles incomodidades (a diferencia de lo que podemos observar en casi cualquier otro tipo de evento de esta índole). Más allá de esto, pudimos ver también que hay algunos mandatos e imposiciones sociales de los que, aparentemente, no nos estamos alejando. Todo lo relacionado a sonido, luces y operación audiovisual estuvo a cargo del 20% del personal del festival constituido por varones.


Al margen de esto, nos encontramos con escenarios explotados de energía dada por la convivencia de artistas con amplia trayectoria y otras más recientes; como es el caso de HTML (Marina Saporiti), que se movilizó desde las artes visuales hacia el campo de lo músical. Ella contó, en entrevista exclusiva para Revista Mantis, que encontró este camino como algo natural. Se inició armando producciones visuales para diversas bandas y entendió que “la imagen y el sonido son la misma cosa, son un lenguaje, lo importante es tener qué decir”. Nos contó también que dentro del campo visual había formado su propio universo, que “sentía que tenía una fuerza que merecía ser otra cosa”. Marina define su arte como oscuro, pero no desde el lugar peyorativo de la palabra. En cambio, planteó que “me interesa sacarle esa idea negativa que se le tiene a la oscuridad y a la soledad, que es la mejor herramienta que tenemos”.


Foto por Jimena Calderón Villalba

Todes les artistas que subieron a los escenarios lo hicieron con mensajes muy claros, desde sus letras y su presencia escénica; reivindicando la libertad de los cuerpos, con extensas jornadas de perreo y mucho rock and roll; poniendo siempre en jaque el discurso machista de qué es y qué no es femenino.


Ser femenina es ser libre”, agita Marilina Bertoldi desde el escenario en medio de un show imponente en el que no sólo pudimos apreciar su gran despliegue de talento sino que tampoco se guardó nada y disparó: “Palazzo la tenés adentro”.


Ya acercándonos al final pudimos ver una Sara Hebe con mucho compromiso social, como siempre, presentando su nuevo disco y regalando ejemplares al público. Miss Bolivia, súper encendida, contó en rueda de prensa que la llena de orgullo que pasen estas cosas en la escena y en la industria del espectáculo. Considera que “son tiempos muy críticos, donde es necesario poblar los escenarios con más mujeres y disidencias, en un panorama tan desigual en cuestión de derechos y oportunidades”.

Foto por Jimena Calderón Villalba

Describió este tipo de festivales como un gesto político. “Hay que poblar estos espacios de poder y redistribuirlo, ya que está en manos del patriarcado”, sostiene Miss Bolivia. Ve un futuro fuerte del transfeminismo en la música y dice que “es función de todas las actrices y actores sociales desde el lugar que cada quien tenga desmantelar y desarticular esta cultura hegemónica”.


En relación su propio futuro profesional, se imagina produciendo a otres artistas, y cierra diciéndonos que “cree que la cumbia tiene un mantra que nos resulta natural y nos permite narrar y documentar crónicas sociales y culturales”.


Para cerrar la cobertura de nuestro paso por el GRL PWR destacamos la importancia de seguir construyendo espacios ideados, gestionados y protagonizados por mujeres y disidencias, aunque nos resulta interesante pensarlos, y pensarnos también, en ámbitos accesibles a sectores populares.


Fotos por Jimena Calderón Villalba-