@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • REVISTA MANTIS

El grito mundial: Ni una menos

Por Belén Durruty -


“Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar… Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”, se escucha gritar cuando llegamos a la plaza de los dos congresos, en el marco del 4to Paro Internacional Feminista. Arrancamos desde Plaza de Mayo, el punto de encuentro pautado y que daba inicio a la caravana de mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries que cada marzo pisa fuerte las calles para hacerse escuchar, ver y notar.

Fotografía por Daniela Morán -

En el camino, colectivas de trabajadorxs, estudiantes, campesinas, afrodescendientes, banderas arcoiris y bandas de sikuris se abrazaban en este encuentro multitudinario que se viene construyendo cada año para hacerle frente a la violencia machista y al avance de la derecha neofascista en América Latina. No faltaron los cantos y el pedido, una vez más, por el aborto, legal, seguro y gratuito, que esperamos fervientemente que este año SEA LEY.


En esta oportunidad se han registrado al menos 68 femicidios en lo que va del año, uno cada 12 horas en los primeros días de marzo. Esto convocó a que las consignas, los carteles, las pintadas en los cuerpos que dan cuenta del dolor que nos atraviesa, que llevamos tatuado, pusieran en evidencia la suerte nuestra de estar ahí, por todas las compañeras que ya no están. Un femicidio cada 12 horas en los primeros días de marzo. Es necesario repetirlo, pensarlo, espantarse con estas cifras que circulan en los noticieros entre titulares que tienen como protagonista al coronavirus que, parece, genera más miedo y es mayor motivo para que los estados actúen con velocidad para “cuidar” a sus habitantes. Dale, che… Parece mentira, pero miedo da la misoginia. Pero la piel se estremece al ver niñes sosteniendo con fuerza, arriba de containers o sobre los hombros de alguien más, carteles que dicen “Quiero ser libre, no valiente”, “Basta de violencia”, “Vivas nos queremos”. Y ahí, en ese momento, pensás con emoción mierda que esto está cambiando.

Fotografía por María Bessone -

Que las calles nos sigan reuniendo para exigir y construir una realidad que podamos vivir. Sigamos de pie en cada territorio con rebeldía y haciendo esta lucha transfeminista día a día. Por la libertad de nuestros cuerpos, contra la violencia y gritando bien fuerte en todos lados: NI UNA MENOS.


Galería de fotos por Amanda Campos, Daniela Morán y María Bessone -