• REVISTA MANTIS

El Encuentro de todes

Por Emilia Holstein y Florencia Sierra -


Este fin de semana las mujeres y disidencias nos volvimos a encontrar, esta vez en las calles de la ciudad de La Plata. Desde todos los rincones del territorio argentino y de países latinoamericanos nos movilizamos hacia la capital de la provincia de Buenos Aires para abrazarnos y repensar nuestras prácticas y nuestras luchas en el marco del 34 Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis y No Binaries. En el mismo espacio, un grupo de disidencias convocó al Encontrolazo, organizándose contra el modelo cisheterosexual para generar nuevos espacios de repensamiento y reconstrucción de los (trans)feminismos.


Fotografía por María Bessone -

El encuentro comenzó con lluvias torrenciales que duraron toda la madrugada y mañana del sábado, por lo que el acto de apertura oficial que se iba a llevar a cabo en el Estadio Único debió suspenderse. Por las redes circuló un acta del Ministerio de Seguridad que informaba la decisión tomada debido a las condiciones climáticas. Pero les residentes locales no dejaron pasar la oportunidad de ponerle más mística a la tormenta que recibió al Encuentro para recordar los orígenes de La Plata, construída sobre territorio querandí y fundada con el ritual de la bruja de Tolosa.


El clima no desanimó a les compañeres, que salieron a marchar encolumnades bajo la lluvia con toda la emoción que conlleva el comienzo de otro encuentro. Bajo techos improvisados y contra los embates de la lluvia y el frío, representantes de la campaña Somos Plurinacional hablaron sobre la importancia para nuestro movimiento de nombrar a todas las personas que son parte de los colectivos feministas en pos de lograr igualdad de derechos en todos los terrenos. El miedo de algunas compañeras de la Comisión Organizadora del Encuentro Nacional de Mujeres a un feminismo sin fronteras no pudo acallar al movimiento plurinacional, que logró en cada espacio romper con el feminismo nacionalista y biologicista. En paralelo a los talleres oficiales, desde la comisión Somos Plurinacional, se organizaron nuevos espacios en centros culturales que trataban temáticas de géneros, pueblos originarios, herramientas de autogestión y activismos para poder reivindicar contenidos que quedaron fuera del listado del ENM.


Fotografía por María Bessone -

Los pasillos de las universidades se poblaron de mujeres y disidencias que charlaban y compartían la información de los distintos talleres y conversatorios que se llevarían adelante ambos días del encuentro. Las temáticas que se abordaron fueron muy variadas, y, como en cada encuentro, los debates permitieron articular experiencias y opiniones desde una perspectiva que incluye a personas de todo el territorio y más allá. Desde las luchas feministas en el deporte, pasando por el medio ambiente y las problemáticas de los pueblos originarios, hasta las luchas de los colectivos LGBTTIQ+ se intentó cubrir todas las discusiones que los feminismos están dando en las calles, en las casas y las instituciones. En las conclusiones de muchos talleres se aclaró que desde allí se pedía el cambio formal de nombre a “Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis y No Binaries”. También se repitió la importancia de la separación de la Iglesia y el Estado y la aprobación de la Ley de I.V.E. La presencia de les convocades en los talleres fue masiva; los espacios se tuvieron que desdoblar en otras aulas. El Taller de Feminismo y Relaciones Afectivas pasó de los tres espacios planificados a ocupar no sólo seis aulas adicionales, sino también el patio de la facultad de Humanidades.


Fotografía por Amanda Campos -

El sábado a la noche se llevaron a cabo actividades culturales gratuitas por toda la ciudad de La Plata. Entre las más concurridas se encontraron la FestiTorta en el Galpón de las Artes, organizada por el Encuentro Nacional de Mujeres, y el el festival organizado por el Encontrolazo en el Centro Cultural Olga Vázquez.


El punto cúlmine del fin de semana se vivió el domingo a partir de las 19, cuando comenzó la marcha de más de 40 cuadras en donde se encolumnaron 80.000 mil personas, según los datos de la campaña Somos Plurinacional. Como siempre, la marcha fue una fiesta de canciones cantadas a voz en grito, cubierta de glitter verde y violeta. Las manos se unieron para formar los cordones de seguridad, los brazos levantaron las banderas y los pies caminaron juntos por los 7 kilómetros que recorrió la víbora inmensa que fue esta movilización. El camino se bifurcó a las 17 cuadras del punto de partida entre quienes decidieron pasar frente a la Catedral, cercada por una fuerte presencia policial, y quienes siguieron de largo. Ambas columnas avanzaron hasta el Estadio Único de La Plata. Cerca de las 23:30 detuvieron a siete personas en la Comisaria Nº1 por una contravención, y demoraron el ingreso de las abogadas cuarenta minutos más. Se firmó la libertad inmediatamente y los cuerpos médicos declararon que les compañeres estaban en buen estado de salud.


Fotografía por María Bessone -

“A pesar de todo les hicimos el encuentro. ¡Qué momento!” dice la canción que se repite en las calles bañadas de feminismos. En un momento en el que Argentina atraviesa una profunda crisis económica, tan solo dos semanas antes de las elecciones presidenciales, el encuentro nos hermanó una vez más, y nos posicionamos en contra de todas las opresiones y las desigualdades. En La Plata se vivió un momento histórico, en el cual los feminismos volvieron a dar los debates necesarios que hacen que este movimiento se repiense, que siga transformándose y cuestionándolo todo. Nos encontraremos nuevamente el año que viene en San Luis, para seguir dando batalla por un feminismo plurinacional y disidente.


Fotografía por María Bessone -

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro