• REVISTA MANTIS

Calibán y la bruja: hacer historia con anteojos feministas.

Por Emilia Holstein -


En la actualidad los cambios son materia de la cotidianidad, la información atraviesa las pantallas en una corriente que parece infinita y lo establecido es cuestionado día a día. Sin embargo, Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria, libro de Silvia Federici publicado en 2004, es uno de esos que se mantiene siempre vigente por su capacidad de poner en cuestionamiento las bases del sistema en el que vivimos y su historia patriarcal. La obra muestra las principales líneas de una investigación anterior, El gran Calibán, que la autora realizó en conjunto con Leopoldina Fortunati y que analiza la transición del feudalismo al capitalismo desde una mirada feminista.

 

Aún tratándose de una investigación proveniente del ámbito académico, Calibán y la bruja guía a quien lee en un recorrido donde aquello que ha sido ocultado cobra vida a través de las palabras. Federici bucea en la historia de las mujeres trayendo imágenes complejas y llenas de matices. Entre los datos duros y las reflexiones propias de un trabajo de esta índole se hacen presentes escenas o pequeños relatos específicos, logrando que de las páginas emerja el mundo olvidado de fines de la Edad Media y se vuelva realmente aprehensible. 


Si bien el período que toma Federici para su libro ha sido estudiado desde múltiples puntos de vista, Calibán y la bruja mueve el foco de los lugares comunes y presenta una nueva perspectiva.


El análisis marxista-feminista que propone la autora cruza las variables de género, clase y etnia para repensar la complejidad de los fenómenos que dieron paso al despegue capitalista conectándolo con la caza de brujas, un hecho central para la autora, pero históricamente invisibilizado.

Además, escondidos entre estos grandes lineamientos se encuentran otros ejes que le dan espesura a la investigación. El objetivo no es sólo "poner a disposición de los no especialistas las pruebas en las que se sustenta [el] análisis, sino revivir entre las generaciones jóvenes la memoria de una larga historia de resistencia que hoy corre el peligro de ser borrada". Al conectar este pasado de transición con el presente también turbulento, la autora demuestra que la explotación de los cuerpos y la naturaleza no son la excepción al sistema sino su regla. 


El nombre del libro remite a los personajes shakesperianos de La Tempestad, y pone de relieve las voces de personajes subalternos. Calibán representa a los nativos y esclavos del Nuevo Mundo que fueron sistemáticamente subyugados por el poder europeo. La bruja (su madre en la obra) remite a todas las mujeres que fueron no solo quemadas en la hoguera sino también desposeídas de sus bienes y sabidurías a manos del capitalismo, que buscó invisibilizar su producción y reproducción de la fuerza de trabajo, convirtiéndolo en una tarea marginal al sistema que dejó de ser considerada esencial y valiosa. De esta manera Federici presenta, ya en el título, su intención de evidenciar las múltiples explotaciones que permitieron la "acumulación originaria" y que aún hoy se siguen perpetuando. 




Para leer el libro pueden descargarlo en el siguiente link, y si quieren conocer más sobre la autora les dejamos este video.

@2019 REVISTA MANTIS

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro